sábado, 12 de marzo de 2011

el puto vendaval

me habló del viento y recordé aquello que pensaba:

mejor morir de asfixia que cazar bocanadas,

si lo que quiero es que me alcance

el puto vendaval.