martes, 9 de julio de 2013

números

la madrugada que ya era siete del siete de dos mil dos, era una fecha tan bonita en sí misma que me pareció todo un detalle por parte de la vida que fueran justo aquella noche aquellos besos, los primeros besos de aquel amor que luego devoramos durante años. durante muchos sietes.

todavía nos felicitamos, los siete del siete.